La Punción Seca es una técnica muy efectiva en el tratamiento del Síndrome de Dolor Miofascial, especialmente en el tratamiento de los llamados Puntos Gatillo Miofasciales (PGM).

La técnica consiste en la punción de un músculo con una aguja estéril de punción seca con el objetivo de restaurar la fisiología normalizada de la placa motora, estimular el huso neuromuscular disminuyendo de forma inmediata el dolor que tiene el paciente y produciendo una relajación muscular refleja con aumento de la elasticidad muscular.

Gracias a la estimulación directa de la aguja sobre el Punto Gatillo Miofascial, hace de esta técnica una de las más efectivas en el tratamiento de las deficiencias relacionadas con problemas musculares.

Es una técnica diferente de la acupuntura, inocua, y el único efecto secundario que tiene es un dolor postpunción limitado en el tiempo, que con las recomendaciones de nuestros profesionales se reduce considerablemente.