"La inducción Miofascial es un proceso simultáneo de evaluación y tratamiento, en la que, a través de movimientos y presiones sostenidas tridimensionales, aplicadas en todo el sistema fascial, se busca la liberación de las restricciones del sistema miofascial, con el fin de recuperar el equilibrio funcional del cuerpo" (Pilat, A. 2003)

 La Inducción Miofascial es un método de tratamiento muy agradable y profundamente relajante, en el que el Fisioterapeuta, ejerciendo con sus manos una ligera compresión y estiramiento en determinadas zonas del cuerpo, induce o más bien facilita que el sistema miofascial se libere, relaje y estire en busca del equilibrio, ajustando tensiones por sí mismo.

Se actúa a nivel estructural, visceral y del sistema cráneo-sacro y se ha convertido en una de las herramientas de la Terapia Manual más útiles y efectivas para los fisioterapeutas en el tratamiento de gran cantidad de patologías musculares, tendinosas, en cicatrices postraumáticas y postquirúrgicas y en síndromes tan complejos como la fibromialgia.